Sublime arte + cultura contemporanea


Yes I can! Un portrait du pouvoir.
septiembre 26, 2016, 7:37 am
Filed under: Uncategorized

Yes I can!

Un portrait du pouvoir

por Avelino Sala

em-2016_always-elisabeth_br

Always Elizabeth (Eugenio Merino)

Alain Badiou remarca lucidamente en su texto “Las condiciones del arte contemporáneo” publicado en “El arte no es la política/la política no es el arte” editado por Brumaria, que “nada debe ser contemplado pero todo debe ser consumido y que el arte debería transformarse en algo mas que la crítica, en algo mas afirmativo, buscar las cosas positivas pero escondidas, y ello manteniendo sus orientaciones contemporáneas y su importante violencia critica”.

Dentro del contexto del festival FILAF 2016, Festival Internacional de libros de arte y documentales, celebrado en Perpignan en Junio, se presentó la exposición “Yes I Can” comisariada por el director del propio Festival, Sebastien Planas, en el Centro de Arte contemporáneo Walter Benjamin.

La tesis de la exposición se enfoca en plantear desde diversos planteamientos artísticos y de muy diferentes artistas, el cuestionamiento del poder. Una obsesión para muchos de ellos que de diferentes maneras, visiones o planteamientos se enfrentan a este complejo trabajo, si atendemos a la afirmación de Badiou en el citado libro, el artista logra encontrar las cosas positivas pero escondidas sin perder violencia critica, sin perder intensidad.

Todos sabemos que las relaciones del poder para con el arte (y viceversa) siempre se han mantenido en un extraño juego de tiras y aflojas. Es imposible históricamente, desvincular el arte del poder o verlo de forma autónoma. El arte actual entra continuamente en ámbitos de una marcada ambigüedad, “la critica desde dentro”, esa estrategia que todos hemos usado alguna vez para defender nuestra obra, conlleva muchos matices y en muchos casos arrastra contradicciones que artistas como por ejemplo Andrea Fraser han llevado a un limite extremo: La critica institucional desde el mismo seno de la institución.

Sin embargo en la exposición “Yes I can” los derroteros van por otro lado. Aquí se trata claramente de obras que representan a los poderes fácticos: El poder político, el poder de la Iglesia y o la monarquía y en algún caso los regímenes dictatoriales. Los nuevos y los viejos poderes. Representación directa de este tiempo en el que la ciudadanía ha perdido voz, si es que alguna vez se nos ha oído.

Cabria destacar como hilo conductor formal en varias de las piezas de la exposición la representación figurativa del político, del rey, del dictador: Véase la obra de Ange Leccia, Frederic Pardo, Stephane Pencreach, Philipe Mayaux, que acuden a la imagen de personajes fundamentales de la historia del siglo XX. De alguna manera cuestionan tanto la propia historia como la pintura de corte, por ejemplo en la pieza de Bernard Pras, donde rehace el retrato de Louis XIV en una fotografía con materiales consumibles de un supermercado, chocolatinas, papel higiénico, leche, galletas y demás. Por otro lado Bertrand Planes nos ofrece una copia casi exacta del mismo cuadro pintado por Hyacinthe Rigaud, con la pequeña diferencia de que una pequeña parte esta descuadrada, hay un salto, el cuadro ha sido encargado a china en una de esas empresas que te hacen copias exactas de lo que tu quieras, el artista quiere remarcar que es una copia de encargo a terceros.

Interesantes también las piezas de Yao Quingmei y de Vincent Ollinet, asi como la obra de Bruno Peinado, una de esas esculturas del Bibendum de Michelin en clave de black power.

Alexander Kosolapov presenta un bronce exótico , una composición al estilo clásico de 3 personajes agarrados de la mano: Jesucristo, Lenin Mickey Mousse, una triada temible. Mientras que Pierre Laniau ofrece fotografías de Bill Clinton o Hollande intervenidas con pintura, Omar Victor Diop trata el tema de las colonias francesas y el deporte rey, el fútbol, así como Kehinde Wiley. Por su parte el colectivo Taroop & Glabel se enfrentan a la religión y el sexo con un collage objetual y una pintura, o Philippe Mayaux acude a un Hitler suavizado casi naif que nos inquieta sobre manera.

En su video Mr.Hyde, Carlos Aires nos lleva al interior del Museo Cerralbo de Madrid donde dos policías antidisturbios bailan un tango en un momento cargado de una intensa estetica rococó, mientras que Eugenio Merino destapa la caja de Pandora con dos piezas:

La primera y quizás mas rotunda de toda la exposición que se encuentra en un ventanal que da a la calle, Always Elizabeth nos presenta a la reina Isabel de Inglaterra dentro de una nevera de Coca Cola, mientras que en la otra presenta una urna de votaciones en la que aparte de las papeletas se encuentra una cabeza de Francisco Franco.

Hay otras piezas interesantes en el proyecto, como las de Arnaud Labelle Rojoux, Ange Leccia o Claire Fontaine,Michael Patterson-Carver, Philippe Ramettem así como Alain Declercq realizando retratos de políticos a base de balazos o Adrian Melis con sus fotografías de pintadas borradas en las calles, con el titulo genérico “Un pueblo ignorante suele elegir un gobierno ignorante”. Yes I Can! Hace una reflexión que bien podría acabar con esta sentencia, lo que nos debería hacer pensar que quizás todos tenemos parte de culpa, al menos estamos a tiempo de ponerle remedio.

Anuncios